Spanish Letters

A una joven simpática (versión fuerte)

Me pareció muy simpático por tu parte darme tu e-mail para que yo pueda escribirte un mensajito....además, simpatía es algo que tu tienes de sobra. Y a pesar de conocerte tan poco (sólo conversamos en aquella oportunidad), no tengo el menor recelo de decir que eres una grandiosa persona. ¿me puedes decir una cosa? Además de simpática, inteligente, educada y elegante, ¿necesitabas ser tan bonita? Y, digamos así.... ¿tan deliciosa?

Ahora hablando en serio, eres maravillosa de verdad y tu manera seductora de andar, con gracia y salero consagrados en aquella famosa canción de Tom y Vinicius, realmente saca de quicio.
Sabes, no es blasfemia, no, pues siento mucho respeto por las cosas de Dios, pero creo que El necesitó rebuscar mucho en la humanidad entera para llegar a ti. Cuando encontró la fórmula dijo, con su voz celestial, ¡¡Habla!! Y lo peor de esta historia es que tu dijiste lo mismo, pero lo más impresionante es que después de eso, siempres que abres la boca es para decir cosas inteligentes y llenas de originalidad. Pues es así, yo ahora me estoy volviendo casi loco por imaginar que sería lindo que de tu voz linda salieran palabras cariñosas para mis oídos, ó pequeños improperios ó lujurias. Mira (nombre), disculpa mis palabras un poco osadas, pero me sentiría muy feliz si pudiera volver a verte nuevamente, y nuevamente y nuevamente again. Llámame por teléfono ó responde a esta carta, eh?

Besos.
(firma)